Osteopatía

La Osteopatía es una ciencia terapéutica manual que, si bien está basada en la anatomía, la bioquímica y la fisiología, no implica el uso de fármacos, sino que recurre únicamente a manipulaciones y maniobras específicas. Considerando el organismo en su conjunto, esta disciplina parte del supuesto de que una alteración del equilibrio entre estructura y función puede comprometer el bienestar individual. Es esto lo que cura o previene la Osteopatía.

¿Qué es lo que cura la Osteopatía?

La Osteopatía considera a la persona en su integridad: anatómicamente, el tejido conectivo mantiene unidas las estructuras del cuerpo; al mismo tiempo a nivel fisiológico los sistemas circulatorio y nervioso conectan las funciones. Por tanto, la Osteopatía está dirigida a quienes presentan síntomas que afectan a las principales funciones del organismo: locomotora, neurológica, genitourinaria, O.R.L., oftálmica, digestiva, cardiopulmonar, psíquica, oclusal. Debido al hecho de que tratan manualmente las restricciones de movilidad del aparato, las terapias osteopáticas se pueden aplicar a pacientes de todas las edades y en cualquier condición: mujeres embarazadas, niños recién nacidos o deportistas.

La noción de osteopatía rompe con las creencias más comunes de que la gastritis, la tendinitis o la rinofaringitis solo se pueden curar recurriendo a esferas exclusivas y especializadas. El propósito de esta ciencia manual es de ayudar a vigilar de forma responsable nuestra propia salud, para generar un bienestar general y duradero. En otras palabras, se puede decir que la Osteopatía sigue totalmente el refrán “más vale prevenir que curar”.

Osteopatía deportiva

El deporte es un campo de aplicación idóneo para la Osteopatía, ya que los deportistas someten su cuerpo a tensiones extremas que comprometen fácilmente el sistema, provocando tendinitis, tortícolis o tensiones musculares. El deportista busca el apoyo preventivo del osteópata cuando se tiene que preparar para un partido; sin embargo, el osteópata también puede ayudar con la recuperación de un trauma. En estos casos, la asistencia se realiza siempre en colaboración con el personal médico oficial.

Osteopatía craneosacral

La terapia craneosacral es una técnica osteopática basada en el principio anatómico de que entre los huesos craneales existen suturas que permiten su movilidad. W.G. Sutherland, fundador de la técnica en 1930, descubrió que los movimientos de los huesos del cráneo se producen de forma armónica, alternando fases de expansión con otras de contracción provocadas respectivamente por la producción y por la reabsorción del líquido cefalorraquídeo.

Esta técnica se basa en la convicción de que la manipulación de los huesos craneales puede afectar positivamente al sistema nervioso central y periférico, produciendo efectos positivos sobre las tensiones procedentes de traumas físicos o emocionales. El tratamiento craneosacral consiste en pequeñas tracciones o ligeras presiones sobre las estructuras óseas de cráneo, columna vertebral, pelvis, diafragmas, sistema fascial, que permiten acceder al nivel de las membranas intracraneales y de la duramadre.

Tratamiento de la osteopatía: mi método de Fascial Cranial Therapy

Impulsado por el deseo de comprender las causas profundas que afligen a mis pacientes todos los días y convencido de la unidad psico-físico-energética de cada individuo, desarrollé el método de trabajo denominado Cranial Fascial Therapy. Gracias a mis décadas de experiencia y basándome en las enseñanzas de los muchos “maestros” que he podido conocer y seguir, he establecido un sistema simple pero muy efectivo. Para ello es necesario aprender y entrenar la sensibilidad de las manos para saber escuchar lo que el cuerpo necesita.

Mi método se centra en la manipulación del sistema craneosacral para tratar el dolor presente en cualquier parte del cuerpo. Utilizando un enfoque global y gracias a los medios manuales de diagnóstico y tratamiento, consigo eliminar las compensaciones e interferencias posturales que comprometen el funcionamiento armónico del organismo.

Contáctame

Si padeces gastritis, tendinitis o rinofaringitis, no hay razón para seguir sufriendo.

Contacta conmigo para identificar juntos el origen del problema y tratarlo con maniobras específicas y seguras.